Desde el ámbito de la educación y la ciencia se ve indispensable trabajar desde la base y la divulgación para que las jóvenes se animen a recibir una formación ligada a los campos científicos y tecnológicos.

 

España es uno de los países más amenazados por la llamada cuarta revolución industrial. Porque, como dice la Comisión Europea (CE) en su Índice de la Economía y la Sociedad Digitales (DESI, por sus siglas en inglés) de 2017, su población está muy rezagada en habilidades digitales básicas. De hecho, ocupa el puesto número 15 de los 28 que conforman su ranking. Y no solo eso, el país figura en la posición 21 de la Europa de los 28 por cantidad de especialistas en tecnologías de la información y la comunicación (TIC). España avanza en todos los apartados que incluye la Agenda digital europea, menos en uno: el capital humano, en el que retrocede respecto a 2016 y se sitúa por debajo de la media.

FUENTE: Comisión Europea.

Es verdad que la carencia de profesionales especializados en nuevas tecnologías es una constante mundial. No puede ser de otra manera en un universo en el que cada día amanece con nuevos descubrimientos, innovaciones, aplicaciones… en un universo en el que la obsolescencia no tiene que programarse; simplemente ocurre al relegar una tecnología a otra en cuestión de segundos.

A salvo de la destrucción

Pero también es verdad que la economía mundial se automatiza a ritmos insospechados. Se necesitan trabajadores cualificados para abordar la digitalización que amenaza con destruir muchos de los empleos existentes y, por suerte, anuncia la creación de otros nuevos. En concreto 1,25 millones de trabajos en España de aquí a 2022, según los cálculos de Randstad Research.

El departamento de estudios de la empresa de trabajo temporal ha llegado a esta conclusión calculando varios fenómenos que tendrán lugar con el devenir de la automatización: el crecimiento del empleo STEM (ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas) que, a su vez, provocará más actividad económica a su alrededor debido a la mayor demanda de servicios locales de los trabajadores tecnológicos (un 63% más productivos y, por tanto, con mayores salarios), lo que creará empleos indirectos e inducidos adicionales. El reparto sería así: hasta 2022 podrían generarse 390.000 puestos STEM, 168.000 indirectos y 689.000 inducidos en nuestro país.

One Comment

Comments are closed.

STEM ACADEMYSTEM EXTRAESCOLARES